Anaplasmosis

Otra amenaza para los perros transmitida por garrapatas, la anaplasmosis

Cuando se trata de amenazas de garrapatas para su perro, la enfermedad de Lyme generalmente recibe toda la atención. Pero la anaplasmosis es otra enfermedad transmitida por garrapatas que puede causar hematomas, cojera e incluso sangrado incontrolado en su mascota. Es por eso que debe conocer los signos de la anaplasmosis y qué hacer si su mascota contrae la enfermedad.

¿Qué es la anaplasmosis?

La anaplasmosis, también conocida como fiebre canina o fiebre por garrapatas, es una enfermedad transmitida por garrapatas que infecta el torrente sanguíneo de un perro. Anaplasma phagocytophilum , la forma más común de la enfermedad, se transmite por picaduras de garrapatas de venado e infecta los glóbulos blancos. Anaplasma platys , transportado por la garrapata marrón del perro, afecta las células de coagulación de la sangre conocidas como plaquetas.

La anaplasmosis, que también infecta a los humanos

¿Cuáles son los síntomas de la anaplasmosis?

Un perro que sufre la forma de anaplasmosis de A. phagocytophilum puede mostrar una variedad de síntomas en cualquier momento de uno a siete días después de la infección. Algunos perros solo pueden tener síntomas menores, mientras que otros también pueden presentar síntomas más graves. Los síntomas pueden incluir:

Fiebre
Letargo
Falta de apetito
Malestar
Dolor en las articulaciones y cojera
Vómitos
Diarrea
Toser
Dificultad para respirar
Convulsiones
Ataxia (falta de control muscular y del movimiento)

Los perros infectados con A. platys pueden mostrar una disminución periódica de las plaquetas que coagulan la sangre y desarrollar hematomas y sangrado, particularmente hemorragias nasales.

¿Cómo se diagnostica la anaplasmosis?

Los médicos a menudo tienen dificultades para distinguir entre la anaplasmosis y la enfermedad de Lyme, que tienen algunos de los mismos síntomas, especialmente la inflamación generalizada de las articulaciones. A veces, un perro puede tener ambas enfermedades a la vez, porque la misma especie de garrapata transmite ambas enfermedades.

Si su veterinario sospecha que su mascota sufre de anaplasmosis, realizará análisis de sangre para identificar al culpable del anticuerpo y determinar si hay una infección activa. Algunas pruebas disponibles incluyen el ensayo de inmunoabsorción ligado a enzimas (ELISA), el anticuerpo fluorescente indirecto (IFA) y las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). En algunos casos, el organismo bacteriano se puede ver al microscopio.

¿Cómo se trata la anaplasmosis?

Es probable que su veterinario le recete un ciclo de 30 días del antibiótico doxiciclina, que es el mismo medicamento que trata otras infecciones transmitidas por garrapatas. Los signos de mejoría en los síntomas de un perro se pueden observar dentro de las 24 a 48 horas.

Incluso después de que su perro se haya recuperado, aún puede dar positivo en la prueba de anaplasmosis. Sin embargo, si la enfermedad no está activa, es probable que su veterinario no le recete más antibióticos.

¿Se puede contagiar a los humanos?

Técnicamente, la anaplasmosis es un «patógeno zoonótico», lo que significa que puede propagarse de un animal a otro y de un animal a un humano. Es muy poco probable que contraiga anaplasmosis directamente de su perro, pero si no controla la exposición a las garrapatas de su perro, él puede traer garrapatas portadoras de anaplasmosis a la casa, donde pueden morderlo e infectarlo.

La anaplasmosis, que también infecta a los humanos

¿Cuáles son las mejores formas de controlar las garrapatas?

La mejor manera de evitar que su perro contraiga anaplasmosis es controlar la población de garrapatas en su jardín y evitar que los parásitos salten sobre su mascota.

A continuación se muestran algunas medidas preventivas.

Mantenga las garrapatas alejadas de su mascota: su veterinario puede recomendarle qué productos tópicos, orales o portátiles ayudarán a repeler las garrapatas antes de que infecten a su perro. Si elige un collar para garrapatas, que mantiene las garrapatas alejadas de la cabeza y el cuello de su perro, asegúrese de que toque la piel, pero que aún esté lo suficientemente suelto para acomodar dos dedos debajo del collar.

Los champús medicinales pueden matar las garrapatas al contacto. Asegúrese de bañar a su mascota con champú para garrapatas cada dos semanas, ya que los champús no duran tanto como los medicamentos orales o de aplicación directa.

Sumerja las garrapatas: las salsas, que aplica con esponja a los perros, son sustancias químicas concentradas que matan las garrapatas. Estos productos químicos son fuertes y no debe usarlos en cachorros o perros gestantes o lactantes.

Inspeccione cuidadosamente a su perro cuando regrese de jugar al aire libre. Compruebe si hay garrapatas entre los dedos de los pies, el interior de las orejas, entre las piernas y el interior de los abrigos. Retire las garrapatas que encuentre, arrancándolas con cuidado de todo el cuerpo.

Trate su jardín: pode los arbustos y árboles, y mantenga el césped cortado para reducir los lugares donde las garrapatas pueden vivir y reproducirse. Si aún abundan las garrapatas, cubra su jardín con aerosoles anti-garrapatas y tratamientos granulares. Asegúrese de leer las etiquetas y de aplicar estos productos químicos con cuidado porque pueden ser dañinos para los seres humanos, los animales y los peces.

Mas enfermedades que pueden afectar a tu perro

Mascotas